El Caracol Pancho: el otro visitante del Parque Nacional Chiloé ….

En estos tiempos de encierro a todos nos ha entrado la nostalgia por volver a salir, en mi caso, como guía y empresario turístico, desde hace quince años, mi trabajo es estar al exterior, ya sea realizando cicloturismo, excursiones de treking, kayak o enfocadas a explorar la flora y fauna de Chiloé y el sur de Chile. Es por esto, que ahora combato la nostalgia de naturaleza mirando las fotografías que tomo durante las excursiones. Así, hace poco, revisando archivos en mi computador,  me topé con una de las fotos que más me ha sorprendido sobre la biodiversidad del archipiélago de Chiloé y que al parecer, según he podido revisar, es toda una rareza…

Mientras realizaba una caminata por el sendero “El Tepual” con un cliente Suizo, durante una visita al Parque Nacional Chiloé, me topé con esta pequeña maravilla.

Estábamos a poco de haber iniciado el recorrido y llegamos al “Mirador del Sur”, para quienes aún no lo han visitado, se trata de un mirador sobre una pequeña torre que permite vista en 360° de la zona de lago Cucao mirando hace el Sur y el Oeste se avistan a lo lejos los roqueríos de Punta Pirulil, sector  que habíamos visitado durante la mañana, en la caminata hacia “El muelle del alma”.

Luego de haberle explicado un poco el contexto de flora que estábamos viendo, y situarlo en el lugar, baje de la torre de observación para darle un momento de contemplación o simplemente para dejarlo disfrutar la vista a sus anchas. Mientras lo esperaba, y como suelo hacer, comencé a mirar a mi alrededor en busca de algo “nuevo” que ver. Justo en ese momento note que un caracol  se ocultaba bajo una hoja; aunque un caracol pueda parecer un ser simple, pequeño que muchos  pasan inadvertido hasta que los pisan, lo cierto es que este Caracol, tenía un caparazón que nunca había visto en Chiloé, así que al tiempo que mi amigo Suizo ya comenzaba a bajar, le tomé esta foto con la cámara del teléfono y hasta hace unos días, no la había vuelto a ver – la foto la tome el 20.11.2017 – así que en estos momentos de pandemia, por fin pude hacer, lo que antes por tiempo no pude:  investigar más acerca de este caracol que me dejo intrigado.

Revise mis libros de naturaleza, busqué fuentes en internet, consulte con grupos de Facebook sobre moluscos en Chile y quede muy sorprendido, porque nadie podía decirme a ciencia cierta, cómo se llamaba, o si era o no habitual verlo en Chiloé.

Al final entre varios aportes, -que agradezco mucho –y  del  diario de ecología  Studies on Neotropical Fauna and Environment (STUD NEOTROP FAUNA E) del cual obtuvimos un extracto, pudimos aprender que: Las primeras observaciones acerca de este caracol son las notas que realizo William Keith Brooks en 1936, quien  encontró  uno de estos especímenes en las hojas de un árbol en la localidad de San Esteban, Chile. Sin embargo, literatura posterior que pude encontrar,  (Hylton Scott, 1963) lo asocia más bien  a la zona sur de Chile y Argentina, en sectores boscosos a orillas de lagos y ríos, aunque no hay menciones acerca de su presencia en Chiloé, por lo que me siento doblemente afortunado, no solo pude tomar una buena foto de un ser vivo que no había visto antes por aquí, sino que resulto ser evidencia de su presencia  en la isla, que al parecer antes no había!.

Y así, para finalizar, por fin logramos identificar a este pequeño amigo, de aproximadamente 1,5 a 2 cms. De largo. Su nombre es Plectosylus mariae,  o “Caracol Pancho” para los amigos y aunque no sé si vive en el bosque de Chiloé o si solo estaba “turisteando”, aquí les dejo algo más de información acerca de él:

Reino: Animalia

Phylum: Mollusca

Clase: Gastropoda

Orden Stylommatophora

Familia: Bothriembryontidae

Género: Plectostylus

Especie:  Plectostylus mariae Brooks, 1936

Concha: tamaño medio subfusoide imperforado, espiral de desarrollo semanal y último espiral prominente, 5,5, a 6 espirales algo convexas, la última de las cuales ocupa el 80% de la longitud total. La abertura que representa hasta el 55% del ancho máximo presenta un labio poco expandido y no reflejado, la columela describe una curva suave, que su pared no refleja mucho sobre sí misma. Paredes delgadas y frágiles. Periodstractum de color amarillento a oliváceo con una mancha axial similar a la flama interrumpida o constante en toda la longitud del espiral: algunos de los cuales se unen para formar una red de color marrón a oliváceo.

PD: Además de este amiguito, he tenido la suerte de ver otros moluscos terrestres que habitan la Selva Valdiviana como el caracol negro Macrocyclis peruvianus del cual hablaremos en otra oportunidad…

Post to Reply

Open chat